El Yelmo

   

Cara sur del Yelmo.


     Esta formidable "cúpula" granítica, es uno de los símbolos de la Pedriza, y la mayor altura de la Pedriza Anterior (1.717 mts). Su forma, sus dimensiones y el lugar donde está emplazado, llaman poderosamente la atención, y, si a todo ello le sumamos los tonos rosados y anaranjados del atardecer, este domo (ver el apartado de Geología en este mismo blog), adquiere ya el misticismo de una montaña mágica.

     "¡Oh hermoso y noble Yelmo carpetano, cuántas fieras batallas del rayo y todos los meteoros has resistido! Puesto que Roldán no pasó estos montes con su invencible Durandarte, ¿la espada de cuál paladín hendió el hondo tajo que te corta hacia el sol naciente?".

     Constancio Bernaldo de Quirós, 1.923.



El Yelmo por su cara norte y oeste.
 


    Desde el siglo XIV hay constancia de que se conocía esta enorme roca con este nombre, aunque a principios del XIX también fue conocido como Peña del Yermo y como Peña del Diezmo.

Pulido por las lluvias, la erosión ha hecho también que se desprendan grandes bloques graníticos, sobre todo en el lado sur. Fernando Navarro, en el Boletín de la Institución Libre de Enseñanza nos lo contaba así en el año 1.903:

     "indudablemente, se trata de algún fragmento ya casi aislado por las diaclasas, y al que las heladas, precedidas de lluvias, acabaron por separar, dando lugar a su deslizamiento".

     Si miramos el Yelmo desde el norte, su altitud disminuye y pierde ese pulido tan llamativo de la cara sur.


El Yelmo por su cara sur.

El Yelmo, culminando la Pedriza Anterior.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada